SRI-LANKA-INFORMACIÓN GENERAL



Nombre oficial: República democrática socialista de Sri Lanka, Sri Lanka, que significa la tierra sagrada de leones, también conocido como ceylan, Taprobane y Serandib. Fue un pais independiente desde el principio del tiempo. Fue colonia Inglesa desde 1812 hasta 1948 y finalmente ha sido una rrepúblicaindependiente. Sri Lanka es un miembro de ONU un país con democracia y se participa en mmayoríade los eventos internacionales importantes. Desde el siglo 3 a.c. Sri Lanka ha sido una base Budista importante y siempre ha sido visitada por una gran cantidad de peregrinos, turistas y grandes exploradores como Marco Polo, Simbad, Ibn Batuta, Fa hien… , entre ellos, el visitante mas especial y espiritual ha recibido esta isla es el Buda.Tamaño

Norte a sur 432Km y Oeste a este 224Km

Área en eextensión65,525 km cuadradas

La cascada mas alta ´Bambarakanda ´241 mt.

Punto mas alta él monte Pedro´ 2524 mt

Río mas largo Él Mahaweli´ 335 km.

6-10 Latitud norte y 80o-82o longitud este

La capital comercial: 

Colombo –  Como muchas capitales de países en vías de desarrollo está cambiando rápidamente. Fue un importante asentamiento comercial para los portugueses muy a primeros del siglo xvii, para siglo y medio después ser utilizado por los holandeses, que tuvieron que cederlo a los ingleses en 1976.  Aunque en algunas partes todavía queda el encanto del viejo mundo.

Población: 

22 millones (Cingalés: 74% ,  Tamil :  18.1%, musulmanes 7.1% , el resto  (Burgher, Malayo ,Kaffir, Veddha )

Área: 65.610 km². 

Densidad de población: 330,7 hab/km².

La moneda official :  Rupia Sri Lanka (LKR)

Religión:  

La población de Sri Lanka practica una gran variedad de religiones. A partir del 2011 censo 70.2% de Lankans son budistas Theravada, 12,6% son hindúes, 9,7% son musulmanes y 7,4% cristianos (6,1% romano católico  y 1,3% otro cristiano, con el 99% de Lankans diciendo que la religión es una parte importante de su vida cotidiana.  

Gobierno: República Socialista Democrática desde 1978. Independiente Del Reino Unido desde 1948.

La flor nacional:  El lotus azul (Nymphaea stellata)  

El árbol nacional: el árbol Ceylán Iron wood (el aárbolde hierro) 

El animal nacional: el gallo silvestre

Electricidad: 230 voltios CA, 50Hz. Los enchufes son redondos y de tres clavijas, con instalación eléctrica de bayoneta.

La Geografía: 

La isla de Sri Lanka está en el océano Índico, al suroeste de la bahía de Bengala. Está separada del subcontinente indio por el golfo de Mannar y el estrecho de Palk. La isla con forma de pera consta en su mayor parte de planicies y llanuras costeras rodantes, con montañas que suben sólo en la parte del sur-central. Entre éstas figuran Sri Pada y el punto más alto Pidurutalagala, de 2.524 metros (8.281 p). El rio de Mahaweli y otros ríos mayores proporcionan agua dulce. Sri Lanka puede ser descrito como tropical, y bastante cálido. Su posición entre 5 y 10 latitud del norte dotan el país con un clima tibio, moderado por vientos de océano y humedad considerable. El rango de temperaturas abarca desde 16 °C, en Nuwara Eliya, en las tierras altas Centrales, la temperatura anual media para el país en total fluctúa entre 28 y 30 °C.  

Playas 

Lugares paradisíacos salpicados de islotes, con una arena blanca y un agua transparente que hará las delicias de los aficionados tanto a disfrutar del relax como a los deportes acuáticos: buceo, navegación, snorkel, surf, pesca y un largo etc. de actividades os están esperando. Todo ello sin soportar las aglomeraciones propias del turismo de masas que se experimenta en otras latitudes. Un destino tan espectacular como asequible. Zona de Playas : Trincomalee, Bentota, Weligama, Hikkaduwa, Koggala, Tangalle, Trincomalee, Arugam Bay

Huso Horario: UTC +5:30. Electricidad: 230/240 Voltaje 

Visado :  

on line  (http://www.eta.gov.lk/ ) o es posible a la llegada.  

Visado  cuesta:  USD 35.00 por persona,. 

Lugares de Interesa 

Negombo:  Es un pueblo de playa modesto situado cerca del aeropuerto internacional de Bandaranaike. Con un buen número de hoteles decentes y restaurantes para todos los bolsillos, una comunidad local de lo más amistosa y hospitalaria, un interesante casco antiguo y una playa bastante interesante, Negombo un lugar que no debe faltar en un viaje a Sri Lanka.

La bulliciosa ciudad tiene muchos puntos de interés histórico, algunos de ellos fuertemente influenciados por el catolicismo debido a las colonias. Su pasado histórico fue de lo más convulso con Holanda conquistando la ciudad de manos de los portugueses en 1640, perdiéndola y conquistando la de nuevo en 1644. Más tarde llegarían los británicos y la conquistarían pacíficamente en 1796. Durante la época de influencia holandesa, Negombo fue uno de los epicentros del comercio de canela en el mundo. Aún hoy se puede sentir la influencia europea en cada rincón.

Además, los amantes de la naturaleza encontrarán muy interesante todas las áreas que existen para la observación de aves, además de un entorno en el que la naturaleza forma parte integrada del día a día de la ciudad.

El mercado de pescado: Uno de los lugares que hay que visitar. La pesca es una de las bases económicas de la ciudad, por lo que cada día son decenas los pescadores que salen con sus canoas en busca de algunas piezas. Buena parte del pescado no proviene del mar, sino de una laguna cercana, y aunque puede ser una experiencia fuerte para los olfatos más sensibles, sin duda comprobar la actividad de la subasta de pescado en esta lonja improvisada es muy interesante.

El fuerte holandés: Es otro de los puntos fuertes de la ciudad. Muy cerca de la playa se encuentran las ruinas de este fuerte en cuya puerta de entrada vemos la fecha en la que se terminó: 1678. Aunque no se puede visitar por dentro, es recomendable acercarse a contemplarlo y, de paso, ver los partidos de cricket que suelen darse en su explanada continua, que son un punto de atracción para propios y extraños. Además, en los alrededores hay un buen número de edificios antiguos de la época colonial.

Los canales: Con un pasado influenciado por los holandeses, es normal que los canales tuvieran una fuerte presencia en la zona. Desde el sur hasta el norte se extienden a lo largo de más de 120 kilómetros. Una buena recomendación es hacerse con una bicicleta, fáciles de alquilar en muchos hoteles, y recorrer por la rivera del canal en los muchos caminos que hay, disfrutando de las vistas y de la ciudad.

La iglesia de Santa María: Herencia del pasado de influencia católica, esta bonita iglesia de techos pintados es una visita recomendable. Cada domingo a primera hora de la mañana se puede asistir a una misa en inglés.

El templo de Angurukaramulla: Lo primero que llama la atención son sus gigantescas esculturas de buda y la del dragón que hay cerca de la entrada, para proteger el lugar de la incursión de los malos espíritus. Además hay murales históricos y muchas pinturas en cada rincón del templo. Ya solo por eso merece la pena una visita a este hermoso lugar budista.

PINNAWALA

Situado al noroeste de la ciudad en Kegalle en la provincia de Sabaragamuwa, el pueblo de Pinnawala alberga el orfanato de elefantes con más especímenes en cautividad del mundo. En este lugar se cuida y se protege a estos inteligentes animales y suele ser muy visitado por el turismo, para el que hay zonas especiales acotadas en las que se puede disfrutar de la visión de los paquidermos y de alguna fases del trabajo diario de mantenimiento de los animales y del lugar. La visita está considerada casi obligatoria si se viaja a Sri Lanka.

DAMBULLA

Este es un pueblo que en sí no tiene gran interés, pero es enormemente conocido por los impresionantes templos-cueva que alberga en sus alrededores.

El Templo De Oro: Es el sistema de cuevas más grande que se conserva en Sri Lanka. En este lugar se encuentran más de 153 estatuas de buda, algunas de enorme tamaño, y muchísimos frescos, pinturas y ornamentación relacionada con la vida de éste. Un lugar que bien merece una visita para comprobar la magnitud que alcanzan los conductos de cuevas dedicados por entero a la religión. Además cuenta con un museo en el que se exponen muchas piezas encontradas en las cuevas y otros restos que explican el origen del pueblo, por si la visita a las cuevas no sacian la sed arqueológica lo suficiente.

SIGIRIYA

La ciudadela de Sigiriya, en el distrito de Matale, es una de las visitas imprescindibles en Sri Lanka. No en vano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982. La inmensa roca que se levanta en mitad de una meseta es de origen volcánico. Gracias a la erosión de miles de años, ha llegado a tener su forma característica. El lugar es todo un conjunto formado por en enorme jardín rectangular que apunta hacia la gran roca en la que se pueden contemplar las enormes garras de león talladas en su base.

La ciudadela de Sigiriya, en el distrito de Matale, es una de las visitas imprescindibles en Sri Lanka. No en vano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982. La inmensa roca que se levanta en mitad de una meseta es de origen volcánico. Gracias a la erosión de miles de años, ha llegado a tener su forma característica. El lugar es todo un conjunto formado por en enorme jardín rectangular que apunta hacia la gran roca en la que se pueden contemplar las enormes garras de león talladas en su base.

Presumiblemente, según los restos encontrados allí, las cuevas de la roca pudieron haber sido habitadas desde tiempos prehistóricos. Ya desde el siglo III fueron usadas como monasterio y lugar de culto budista. Parece ser que tras el siglo XIV el complejo fue abandonado y no se tuvo noticias de él hasta 1908, año en el que fue descubierto por el explorador británico John Still.

Según la leyenda, este león sentado fue excavado en la roca para recordar a los devotos que las verdades que Buda decía eran tan nobles y poderosas como el rugido de este animal. Subir hasta lo que sería la cabeza del león, o la cima de la roca, es un paseo de más de 1.200 escalones situados a tal efecto, aunque por suerte, con paciencia y la ayuda de la barandilla para agarrarse en la subida, se consigue alcanzar la cima. Una vez allá arriba, comprobamos que el esfuerzo a merecido la pena, dadas las espectaculares vistas del terreno que se tienen desde allí.

Dentro de las cuevas hay multitud de pinturas en las paredes que representan a buda y otras deidades propias de los antiguos pobladores de este territorio.

POLONNARUWA

Esta ciudad fue en su tiempo la importante capital real de la monarquía cingalesa, tras la que floreció una ciudad de un tamaño considerable debido a su situación estrategia para el transporte terrestre de mercancías entre Colombo y Batticaloa. Además de por sus imponentes restos de la antigüedad, la zona es muy apreciada por el turismo debido a los parques nacionales que se encuentran en los alrededores.

Las ruinas de esta antigua ciudad son una de las creaciones del soberano megalómano Parakramabahu I durante el siglo XII. Sus dimensiones inusuales y la relación de los edificios con el entorno hacen de este complejo un lugar con especial atractivo arqueológico. Aquí se guardan entre otras reliquias un supuesto diente de Buda, considerado por mucho tiempo el talismán de la monarquía cingalesa.

Gal Vihara: Un grupo de bellas imágenes de Buda que marca el hito más importante de la actividad de los artesanos cingaleses como talladores. Las imágenes que han sido esculpidas cada una de un solo bloque de granito son realmente impresionantes. Tanto el acabado como las expresiones faciales de los Budas transmiten una gran serenidad y están realizadas con suma delicadeza. El recinto que lo rodea también es francamente impresionante.

Gal Pota: Es una piedra de 9 metros de longitud y 1’5 de ancho configurada como un libro en el que se explica, con la inscripción en la piedra, cómo ésta fue trasladada desde las canteras de Mihintale, a unos 100 km de distancia, hasta la zona en la que se encuentra. Toda una impresionante proeza que vierte luz sobre la manera en los antiguos constructores, artesanos y trabajadores realizaban su labor. Nada menos que 25 toneladas de peso movidas contando con las limitaciones propias de la época.

Rankot Vihara: Esta es la dagoba –templo circular que no suele guardar nada en su interior- más alta de la ciudad y la cuarta de todo Sri Lanka. Su autoría se atribuye al reinado de Nissanka Malla. En los alrededores hay algunos templos pequeños con figuras de buda donde muchos creyentes se acercan a orar y meditar. Sus 55 metros de alto son motivo más que suficiente para acercarse al lugar a echar un vistazo.

Museo Arqueológico: Está diseñado pensando en la comodidad de los visitantes, de tal modo que su división en habitaciones en cada una de las cuales se expone un tema diferente, hace de la visita una experiencia muy agradable. En ellas se puede aprender mucho sobre: la ciudadela, la ciudad exterior, la zona del monasterio y la periferia, y los monumentos hindúes. Los modelos a escala de los edificios y las figuras de bronce son las piezas centrales más llamativas del museo.

KANDY:

Una de las pocas ciudades de verdad de Sri Lanka –con permiso de Colombo- que tiene mucho que ofrecer al visitante: la historia, la cultura, las colinas boscosas y todo ello aliñado con un toque de bullicio urbano.

Kandy fue la primera capital del reino cingalés, que cayó en manos de los británicos en 1815. La ciudad se encuentra rodeada por grandes zonas de bosque tropical en las que se puede dar un agradable paseo. Muy cerca hay un pintoresco lago en cuyos alrededores se mezclan tiendas antiguas con anticuarios, vendedores de piedras preciosas y un bullicioso mercado lleno de vida y color. Eso por no hablar de la selección de restaurantes que podemos encontrar, muy recomendables.

La ciudad es famosa por el gran Kandy Esala Perahera, que se celebra entre julio y agosto. Es un gran festival en el que se engalanan los elefantes y se ensalza la figura de Buda con bailes y calles engalanadas. Hay danzas de fuego también y espectáculos con látigos y muchos festejos curiosos. Se ha convertido en todo un símbolo de Sri Lanka, no sólo de Kandy.

Hay muchas cosas que ver en Kandy. Una de las principales es su lago, que ya hemos mencionado anteriormente. Fue creado artificialmente en 1807 por Sri Wickrama Rajasinha, el último gobernador del reino de Kandy. Dar un paseo de algunas horas por el lago puede ser una gran idea, llegando para acabar en la zona que rodea al Templo de la Reliquia del Diente Sagrado.

El Templo del Diente Sagrado: es el lugar en el que se custodia un diente que se supone que perteneció a Buda. Suele estar fuertemente protegido debido a un intento de atentado ocurrido en 1998, pero se puede visitar actualmente con total seguridad y tranquilidad. Existe, eso sí, un protocolo de indumentaria que debe ser respetado para entrar al templo. Durante las ofrendas y oraciones, la sala que alberga el diente está abierta a los devotos y turistas, aunque en realidad no se puede ver la pieza en sí, sino la estupa en la que se guarda dentro de un cofre. Hay unos guardas, además, que se encargan de mantener la cola de gente en movimiento, por lo que no se tienen más de 15 segundos para observar la sala antes de salir.

Los principales viharas (complejos budistas) en Kandy tienen, como se puede ver, considerable importancia. Los sumos sacerdotes de los dos más conocidos, Malwatte y Asgiriya, son los más importantes de Sri Lanka. Estos templos son la sede de dos de las principales Nikayas (órdenes de monjes. El Maha Vihara Malwatte está al otro lado del lago desde el Templo de la Reliquia del Diente Sagrado, mientras que el Asgiriya Maha Vihara está al noroeste del centro de la ciudad. Las imágenes de buda que se pueden contemplar son impresionantes, especialmente la del buda reclinado.

El museo del té: Es una buena parada final. Se encuentra a unos 4 km al sur de la ciudad, fue restaurado –tras su abandono- por la Junta del Té y la Asociación de Plantadores de Sri Lanka. En él se pueden ver exposiciones sobre pioneros del té como James Taylor y Thomas Lipton, fundador de la famosa compañía del té y sus derivados. También se pueden ver los aparejos se usan en la recolección y procesamiento de este apreciado arbusto y la visita suele terminar con una pequeña cata de algunas variantes de té de la zona.

NUWARA ELIYA

Esta región dominada por el monte Pidurutalagala, el más alto del país, es una de las principales zonas productoras de té de Sri Lanka. Lo cual no es decir poco si tenemos en mente que el este archipiélago está considerado el mejor té del mundo, cosa que se sabe muy bien en Gran Bretaña. La influencia de las islas europeas se deja sentir especialmente en el pueblo, cuya arquitectura podría ser perfectamente la de cualquier pequeña localidad bretona. Aquí se pueden visitar factorías de té y podemos comprobar por las mañanas como las mujeres de la etnia tamil recolectan las hojas de este apreciado arbusto a velocidad de vértigo.

YALA

El parque nacional de Yala es el más visitado de Sri Lanka. Localizado a 300 km de Colombo, es muy conocido por la gran variedad de animales salvajes que alberga y por sus elefantes y las aves que lo habitan. Su impresionante ecosistema hace que sea una de las visitas obligadas si viajamos a Sri Lanka, ya que la contemplación de este paraíso natural puede compararse con pocas regiones del planeta.

Con un poco de suerte, en un safari fotográfico en 4x4, incluso se puede contemplar algún leopardo descansando sobre alguna roca o desplazándose tranquilamente. El paisaje único con el que se encuentra el viajero le descubrirá que ha merecido la pena el viaje.

KATARAGAMA

A 14 km al noreste de Tissa se encuentra este lugar que es junto al Sri Pada el área de peregrinación religiosa más importante de Sri Lanka. Es un lugar sagrado para los budistas, musulmanes e hindúes y el complejo que alberga, Menik Ganga, tiene edificios de las tres religiones.

En los meses de julio y agosto acuden multitud de peregrinos al festival hindú de Kataragama durante las dos semanas que dura. El Maha Devale es el santuario más importante. El Museo Arqueológico y la mezquita son otros de los hitos que no hay que perderse en Kataragama.

COLOMBO

La capital de Sri Lanka es la mayor ciudad del país y el mayor puerto con el que cuenta. Es una urbe interesante porque reúne todo el crisol de culturas que habitan en las islas, lo que le otorga de un gran mosaico de mercados, jardines, edificios impresionantes, barrios humildes y unas playas estupendas.

Uno de sus puntos a favor es la enorme herencia colonial que desprende cada rincón. El aspecto decadente y tradicional contrasta con la modernidad de zonas como Galle Road, la arteria principal de la ciudad. Esta ciudad es el centro político, económico y cultural del país, por lo que, lógicamente, ofrece muchos puntos de interés para el visitante.

National Museum: Una de las paradas obligatorias de Colombo. Un lugar en el que nos da la bienvenida una estatua de Buda del siglo XIX con una enigmática sonrisa. Hay exposiciones de artesanía, armas, esculturas, pinturas y una gran colección de antiguas máscaras de demonios. El trono real hecho para el monarca Wimaladharma en 1639 es de lo más sorprendente.

El viejo hospital holandés: es un complejo de la era colonial levantado al comienzo de 1.600. Tras su restauración alberga tiendas, cafés, restaurantes y varios lugares de esparcimiento. Un buen lugar para pararse a tomar un té helado y hacer algunas compras.

La Iglesia Wolvendaal: Es el edificio holandés más importante de Sri Lanka. Cuando fue levantada, esta era una zona salvaje más allá de los límites de la ciudad. Su arquitectura es impresionante, pero especial atención requieren los muebles que guarda en su interior.

La Iglesia de St. Anthony: Aparenta ser en su exterior la típica iglesia católica portuguesa, pero por dentro la atmósfera es mucho más típica del subcontinente asiático. Hay multitud de devotos haciendo ofrendas a una docena de estatuas ornamentadas. Una de ellas, la de San Antonio, se dice entre los creyentes que está dotada de poderes milagrosos.

Los Cinnamon Gardens: A su alrededor hay mansiones propiedad de la flor y nata de la sociedad cingalesa, además de albergar el mayor parque de la ciudad, museos, galerías, etc. Un lugar que bien merece un paseo.

GALLE

Esta ciudad de fuerte carácter colonial posee un distrito comercial vibrante y caótico, y un fuerte que es el orgullo de la región. Construido en 1663, el Fuerte de 36 hectáreas ocupa la mayor parte del terreno de la antigua Galle. Este lugar es una impresionante fortificación en la que se deja entrever la influencia de muchas culturas a lo largo de los siglos. Las murallas que lo rodean son una visita obligada para contemplar las vistas de la ciudad. Por supuesto, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad.

Es interesante señalar que el Fuerte no es sólo un vestigio del pasado: En la actualidad sigue albergando oficinas, tribunales, sedes de empresas exportadoras y está de lo más poblado por los habitantes de la ciudad